¿Por qué importa tanto la calidad de las traducciones?

Muchas empresas tienden a ahorrar en costes a la hora de traducir sus contenidos. Si bien una traducción rigurosa puede llevarse un buen bocado de su presupuesto, los beneficios que reportan son infinitamente superiores. Los procesos de internacionalización son siempre arduos y costosos, pero abrirse a otros mercados multiplica sus opciones de ventas. Entonces, en un proceso tan importante, ¿cómo se puede plantear ahorrar en cómo se van a presentar los contenidos, que son el vehículo de comunicación más valioso?

El diseño y la imagen corporativa son parte de la identidad de la empresa, la traducción también.

Estoy seguro de que a nadie se le ocurriría mostrar imágenes borrosas en la web corporativa o presentar un logotipo hecho en Paint en 10 minutos. Los traductores automáticos son el equivalente textual de este ejemplo. Aunque no conozcamos el idioma de destino y a nosotros nos suene igual una traducción que otra, para los hablantes de dicha lengua no será ni mucho menos lo mismo.

Consulte con alguien del sector y que domine el idioma de destino; no todo vale.

Si efectivamente consulta con alguien que pueda apreciar la diferencia de calidad le aconsejará que se gaste el dinero y evite traducciones automáticas o chapuceras (muchas veces llevadas a cabo por no profesionales).

Las máquinas no razonan, las personas sí.

Por mucha memoria con la que cuente nuestra máquina de traducción automática nunca podrá llegar a resolver problemas lingüísticos, distinguir contextos o aportar un valor añadido a la traducción. Mucho menos dominarán la terminología más técnica, abreviaturas, siglas o conversiones de unidades. Son bien conocidos algunos ejemplos de traducción nefastos hechos con máquinas de traducción automática, sobre todo traducciones de cartas de restaurantes que han incendiado las redes sociales. Para muestra, un botón:

La única manera de que el lenguaje de su empresa, al igual que su imagen, sea corporativo.

El lenguaje de su empresa debe ser corporativo en todos los idiomas, no solo en el idioma base de la empresa. Es importante crear glosarios para términos clave dentro de la empresa, y normas que establezcan unos estándares a la hora de redactar. Toda esta información se puede compartir con los traductores para que el lenguaje corporativo se trasvase de un idioma otro con pulcritud. La comunicación traductor-empresa debe ser ágil y eficiente. Resolver dudas y mantener la coherencia discursiva del texto puede marcar la diferencia. Los traductores siempre estaremos dispuestos a colaborar en esta tarea.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *