La labor de traducción

Traducir no es sencillo. No basta con conocer otro idioma aparte del tuyo nativo. Primeramente hay que dominar la lengua materna; desde la sintaxis pasando por la ortografía y la gramática hasta la riqueza de vocabulario. También se hace imprescindible aprender a documentarse para abordar textos técnicos, saber dar el giro acertado a cada frase para que suene natural en la lengua meta y, no menos importante ,hallar soluciones lingüísticas de partes que parecen inabordables.

Podría hacer una analogía, aunque muy atrevida por mi parte…