Motivos para traducir tu currículum profesionalmente

Hoy en día, en pleno auge de la globalización, cada vez es más frecuente tener que redactar nuestro currículum en inglés. Muchas veces confiamos en nuestras propias habilidades si tenemos un nivel de inglés aceptable o confiamos en un amigo que presuntamente se desenvuelve bien en inglés. Sin embargo, a veces no sopesamos con el suficiente rigor la complejidad de traducir correctamente un currículum por las diferencias culturales, registro y vocabulario especializado de cada sector profesional.

¿Por qué importa tanto la calidad de las traducciones?

Muchas empresas tienden a ahorrar en costes a la hora de traducir sus contenidos. Si bien una traducción rigurosa puede llevarse un buen bocado de su presupuesto, los beneficios que reportan son infinitamente superiores. Los procesos de internacionalización son siempre arduos y costosos, pero abrirse a otros mercados multiplica sus opciones de ventas. Entonces, en un proceso tan importante, ¿cómo se puede plantear ahorrar en cómo se van a presentar los contenidos, que son el vehículo de comunicación más valioso?

Tres herramientas básicas y cómo sacarles partido

Aunque sobre el papel los profesionales de la traducción dominamos los idiomas con los que trabajamos, no es de extrañar que en ciertas ocasiones un texto nos sea muy ajeno. Y es que no somos especialistas en todo ni dominamos todos los tipos de lenguaje. Esa primera sensación de pesadez producida al vernos obligados a parar cada poco para documentarnos nos atrapa, y a veces es realmente difícil mantener la calma y seguir unos estándares de calidad rigurosos. Es muy posible que ese comienzo tan arduo se vaya aligerando según avancemos en el texto; ya habremos cogido el tono y el tipo de lenguaje. Incluso en textos más generales habrá que pararse en algún momento. No pasa nada…